Vitaminas y minerales de los cacahuates para el crecimiento y desarrollo infantil y juvenil

Imprimir
Image

Vitaminas y minerales de los cacahuates para el crecimiento y desarrollo infantil y juvenil

Lic. Cecilia García Schinkel, nutrióloga

Los cacahuates, como pocos alimentos, son ingredientes ricos en vitaminas y minerales, difíciles de conseguir con la misma concentración en otros alimentos y además envueltos en un delicioso vehículo que le encanta a los niños y adolescentes de la familia. En el desayuno o refrigero escolar, como crema de cacahuate combinada con avena, yogurt, fruta, o el tradicional sándwich con mermelada, es el alimento favorito de los más jóvenes de la casa, ya sea dulce o salado, con chilito y limón o como sea, a los jóvenes les encanta.

 

La buena noticia es que también se trata de excelentes vehículos de nutrimentos, vitaminas y minerales, especialmente difíciles de conseguir e importantes para el desarrollo y crecimiento.

 

Hay muchas razones para elegir cacahuates para los más jóvenes de la casa, pero a continuación te enlistamos 10 relacionados con sus vitaminas y minerales, los micronutrientes que los hacen únicos:

 

  1. Los cacahuates son ricos en niacina, la cual es un componente del complejo B importante en la prevención del riesgo cardiovascular pues influye en los niveles de las lipoproteínas de baja densidad o “colesterol malo”. También tiene cualidades antioxidantes y antinflamatorias.
  2. La crema de cacahuate y las deliciosas semillas de esta planta son ricas en folatos y ácido fólico, vitamina del complejo B esencial durante el embarazo pues su deficiencia está relacionada con malformaciones del tubo neuronal y con el desarrollo neurológico del feto y del bebé. El folato también ayuda a prevenir el daño cardiovascular pues ayuda a desintegrar la homocisteína, un aminoácido de los alimentos que en grandes cantidades puede llevar al daño arterial y a la mayor posibilidad de sufrir un infarto.
  3. La niacina, otro nutrimento esencial que los cacahuates aportan en cantidades apreciables, coadyuva al metabolismo de los carbohidratos y por lo mismo ayuda a mantener jóvenes y niños activos, con ganas de aprender. También es esencial para el funcionamiento del corazón, sistema nervioso y músculos.
  4. La riboflavina, otro componente del complejo B presente de forma importante en los cacahuates y sus productos, funciona como coenzima de múltiples reacciones de óxido reducción y ayuda a fabricar otras vitaminas en el cuerpo, juega un papel importante en el metabolismo de grasas, proteínas y carbohidratos. En pocas palabras, es importante para mantener la fina maquinaria del cuerpo funcionando correctamente.
  5. La vitamina E, difícil de encontrar en los alimentos, es un poderoso antioxidante que protege la piel, cabello y membranas protectoras del cuerpo de los daños de los agentes radicales libres, oxidantes presentes en el ambiente, y ayuda así a evitar enfermedades infecciosas de todo tipo. Además, mejora la respuesta inmunológica y puede ayudar a prevenir el daño cardiovascular.
  6. Son también una muy buena fuente de magnesio, mineral que juega un papel importante en la prevención de enfermedades del corazón y de la diabetes. Actúa en el mantenimiento de la función nerviosa y fortalece los músculos. También es importante para el sistema inmunológico, regula la presión arterial, mantiene firmes a los huesos y ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre. En pocas palabras, el magnesio es una verdadera joya que podemos encontrar de manera concentrada en los cacahuates.
  7. Contienen fósforo en cantidades apreciables. Este mineral es un factor de absorción del calcio y por lo tanto ayuda a dar fortaleza a huesos y dientes y a mantener un equilibrio entre las sustancias ácidas producidas en el metabolismo y otros minerales. Es un componente del material genético, ayuda a fabricar proteínas indispensables para el crecimiento, el mantenimiento y la reparación de células y tejidos.
  8. Son una muy buena fuente de potasio, mineral indispensable para mantener un buen balance entre los minerales que circulan en la sangre, incluyendo el sodio que tendemos a consumir en exceso a través de la sal y la regulación de la presión arterial. También ayuda a prevenir la desmineralización de los huesos y a prevenir la formación de piedras en los riñones.
  9. El zinc de los cacahuates es un mineral difícil de conseguir en otros alimentos; es esencial para el crecimiento de niños y jóvenes, pero escaso en la población mexicana. Se trata de una sustancia que promueve la multiplicación de las células y por lo tanto el crecimiento y reparación de los tejidos. También es necesario para que las enzimas del cuerpo funcionen correctamente y juega un papel en la regulación de la expresión genética.
  10. Contienen hierro, importantísimo mineral que se encarga de la oxigenación de la sangre y cuya deficiencia, la anemia, está relacionada con fallas en el crecimiento y pobres desempeños escolares, de desarrollo y cognitivos. Los cacahuates son un excelente vehículo de hierro para quienes buscan una alternativa vegetariana pues sus principales fuentes son productos de origen animal.
  11. Los cacahuates también contienen cobre, que ayuda a la función inmunológica y la salud del corazón, además de ser un antioxidante. Su deficiencia puede causar daños en el sistema nervioso central.
  12. Finalmente, y éste es el pilón, estos virtuosos alimentos, los cacahuates, también contienen manganeso, que ayuda en la formación de huesos, en el metabolismo de aminoácidos, grasas, colesterol y carbohidratos, activando numerosas enzimas involucradas en el metabolismo.

 

Basta leer esta lista para darse cuenta de la calidad y densidad nutrimental de los cacahuates que, en tan sólo un puñito de 30 gramos, aportan fibra, proteína, grasas saludables, 7 vitaminas esenciales y 10 minerales importes para el cuerpo, y el papel tan importante que pueden jugar en la alimentación de nuestros niños y adolescentes. Un puñito de cacahuates incluido en la dieta de forma habitual es un “boost” de nutrición en su día.

 

 

Referencias:

 

  1. Francisco ML, Resurrection AV. Functional Components in p Critical Reviews in Food Science and Nutrition. 2008; 48:715–746.
  2. Rimm EB, et al. Folate and vitamin B6 from diet and supplements in relation to risk of coronary heart disease among women. Journal of the American Medical Association. 1998;279:359-364.
  3. Mooren FC, Krüger K, Völker K, Golf SW, Wadepuhl M, Kraus A. Oral magnesium supplementation reduces insulin resistance in non-diabetic subjects–a double blind placebo-controlled, randomized trial. Diabetes Obes Metab. 2011, 13: 281–284.
  4. Moreno JP, Mohammed A, Moore CE, Johnston, C. Benefits of a snacking intervention as part of a school-based obesity intervention for Mexican American children. Journal of Applied Research on Children. 2015 Apr;6 (2):15.
  5. Huerta MG, et al. Magnesium deficiency is associated with insulin resistance in obese children. Diabetes Care. 2005 May; 28(5):1175-81.